Apoyan a Conec

Superior

Antropología, Ciencias Sociales, Economía, Humanidades

Ciencia de la Sostenibilidad: La revolución científica del siglo XXI

Rape Fields at Grendon Northants Picture by R Neil Marshman (c) category:pictures by RN Marshman

Foto: RN Marshman/Wikipedia

En 1998, Jane Lubchenco, presidenta a la sazón de la AAAS (American Association for the Advancement of Science) -la más importante asociación científica a nivel mundial, tanto por el número de miembros como por la cantidad de premios Nobel y científicos de alto nivel que forman parte de la mismareclamó en la revista Science que el siglo XXI fuera, para la ciencia, el siglo del medio ambiente y que la comunidad científica “reorientara su maquinaria” hacia la resolución de los problemas que amenazan el futuro de la humanidad (Entering the Century of the Environment: A New Social Contract for Science).

Llamamientos como este se han venido prodigando desde la comunidad científica para advertir de la urgente necesidad de hacer frente a un conjunto de problemas asociados a un crecimiento demográfico y económico continuado en un planeta finito: el agotamiento de todo tipo de recursos esenciales, la producción de residuos contaminantes, la emisión de gases de efecto invernadero, el proceso de urbanización desordenada, la degradación de ecosistemas, la pérdida de diversidad biológica y cultural, los inaceptables desequilibrios que condenan a miles de millones de seres humanos a la pobreza extrema y son causa de conflictos y violencias

Frente a esta situación de auténtica emergencia planetaria se han producido ya desarrollos científicos y tecnológicos importantes en campos como “Química verde”, “Biotecnología para la sostenibilidad”, “Ecología industrial”, “Ingeniería para el medio ambiente”, “Educación ambiental”, “Economía baja en carbono”, etc. Podemos referirnos así a la puesta a punto de recursos energéticos limpios y sostenibles, el aumento de la eficiencia de aparatos y procesos (con el consiguiente ahorro energético), la producción ecológica de alimentos, la reducción y reciclado de desechos, la prevención de catástrofes, la recuperación de ecosistemas dañados, etc.

Turbina de viento DeWind D6. Foto: Wikipedia

Turbina de viento DeWind D6. Foto: Wikipedia

Sin embargo, se ha empezado a comprender que dichas contribuciones son del todo insuficientes y que se precisa integrar campos aparentemente tan alejados como, por ejemplo, el de la economía y el del estudio de la biodiversidad, pero que tienen en común el referirse a acciones humanas que afectan a la naturaleza. Esta necesidad de integración de conocimientos viene impuesta por la estrecha vinculación de problemas que se potencian mutuamente y que, por tanto, no pueden abordarse aisladamente.

Se hace evidente, pues, la necesidad de abordar globalmente, sin reduccionismos, el sistema cada vez más complejo constituido por las sociedades humanas y los sistemas naturales con los que interaccionan y de los que, en definitiva, forma parte. Esa es la razón de ser del surgimiento de la Ciencia de la Sostenibilidad, cuyo objetivo explícito es contribuir a la transición a la sostenibilidad, es decir, señalar el camino hacia una sociedad sostenible.

Se inicia así una profunda revolución científica que integra naturaleza y sociedad: tras la Revolución Copernicana, que vino a unificar Cielo y Tierra, después de la Teoría de la Evolución, que estableció el puente entre la especie humana y el resto de los seres vivos… ahora estamos asistiendo a la integración del desarrollo social (económico, industrial, cultural…) con los procesos del llamado mundo natural, buscando comprender las interacciones entre la naturaleza y la sociedad para favorecer a ambas.

Planta de energía geotérmica Krafla Islandia. Foto: Hansueli Krapf / Wikipedia

Planta de energía geotérmica Krafla Islandia. Foto: Hansueli Krapf / Wikipedia

Nos encontramos así con una nueva ciencia que exige integrar una pluralidad de conocimientos para abordar el conjunto de problemas vinculados, lo que la convierte en necesariamente interdisciplinar. Más aún, ha de ser una ciencia transdisciplinar, que incorpore en sus investigaciones y toma de decisiones a quienes trabajan fuera del ámbito académico, puesto que los objetivos, conocimientos e intervención de estos actores sociales resultan imprescindibles para hacer posible la transición a la sostenibilidad.

Revistas como Sustainability Science, creada en 2006 y de libre acceso en Internet, han publicado artículos y análisis bibliográficos que muestran el potente desarrollo de la nueva ciencia y sus valiosas contribuciones para avanzar en la transición a un futuro sostenible.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.

 


, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.