Apoyan a Conec

Superior

Antropología, Arqueología, Ciencias Sociales, Humanidades

(II) Los mayas, sus calendarios y ¿El fin del mundo?

En la entrega anterior, acabamos viendo que el ciclo actual de la Cuenta Larga llegará de nuevo al primer día durante el solsticio de invierno, el 21 de diciembre de 2012.

Los Mayas, sus calendarios y ¿El fin del mundo?. Gráfico: JM Álvarez / Metagràfic

¿Qué ocurrirá entonces? Pues el 21 de diciembre de 2012 los mayas celebrarán lo que para nosotros podría ser un “día de año nuevo”, solo que en este caso el “año” es un periodo de tiempo que abarca 5125 años. Es pues una fecha muy especial, pues nadie que ahora esté vivo tendrá ocasión de volver a celebrarla.

Calendario de cuenta Larga en La Mojarra, (Veracruz), Preclásico tardío. Imagen: Wikipedia

Detalle que muestra tres columnas de glifos del siglo II d. C. La columna de la izquierda representa la fecha en cuenta larga 8.5.16.9.7 (leyendo de arriba hacia abajo), correspondiente al jueves, 11 de julio del año 156 d. C. Estela 1 de La Mojarra, (Veracruz), Preclásico tardío.

¿El fin del mundo? ¿Catástrofes cósmicas? ¿Un nuevo renacer de la humanidad? Pues va a ser que no. Algunos pretenden que en esta fecha especial se producirá un holocausto de magnitudes astronómicas. Incluso se ha llegado a anunciar la colisión con un planeta llamado Nibiru, que ni siquiera existe.

¿No les recuerda esto algo? La situación es muy similar a la que vivimos hace 12 años, el 1 de enero de 2000, cuando se anunció desde el fin del mundo hasta el caos computacional (éste último algo más justificado, pero que tampoco se cumplió). En aquélla ocasión ni siquiera contaron bien, ya que el milenio empezaba en 2001, y no en 2000. Un detalle que muchos prefirieron ignorar.

¿Cuál es el origen de este lío? Pues que los mayas colocaron el día primero del calendario en la fecha de la creación mitológica, o cuarta era maya, el 11 de agosto de 3114 a.C. Esto corresponde a una época muy anterior a los mayas, en su pasado mitológico. En esta fecha, el Sol estaba en el cénit a mediodía y la constelación maya de la Tortuga (Orión) en el nadir, que se considera el inframundo maya. Y la fecha de fin de ciclo coincide con el solsticio de invierno, el día en que el Sol alcanza su posición más al sur en el cielo. Puede que los mayas eligieran el principio y el fin del ciclo en esas dos fechas pensando en la posición del Sol, o puede que sea pura casualidad, no lo sabemos.

Uno de los argumentos más esgrimidos para afirmar que algo cosmológicamente inusual ocurrirá el 21 de diciembre de 2012 es que este día del solsticio de invierno el Sol se alineará con el centro de la Vía Láctea, nuestra Galaxia. El problema es que ni los mayas, y ni siquiera los astrónomos actuales pueden fijar visualmente ese “alineamiento galáctico” con un error menor de un año, y mucho menos de días. La Vía Láctea, ese camino blancuzco de estrellas, gas y polvo que vemos en el cielo  en las noches bien oscuras, carece de bordes determinados. Así que la determinación visual de la posición de su “centro” no tiene ningún sentido. Rizando el rizo, el Sol no pasará ni siquiera cerca de la línea visual al centro real de nuestra Galaxia, el agujero negro que allí reside, en los próximos 200 años.

© 2012 Conec. Todos los derechos reservados.


Artículo relacionado


, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.