Apoyan a Conec

Superior

Entrevistas


Javier Santaolalla y Santiago García, de “Big Van, científicos sobre ruedas”

“Tal como se vende la ciencia en los colegios es normal que nadie quiera estudiarla”

“Big Van, científicos sobre ruedas” es un grupo de veinte científicos que cuentan la ciencia más puntera de una forma accesible y divertida en teatros, televisiones y libros. Sus componentes ofrecen monólogos de humor sobre materias que van desde la física de partículas a la genética, pasando por las matemáticas, la química o la biología. Asimismo, imparten talleres sobre divulgación científica para investigadores, tal como Javier Santaolalla y Santiago García efectuaron recientemente en el Instituto de Física Corpuscular (IFIC) de la Universitat de València, en donde centraron su intervención en los nuevos canales para la divulgación tales como el formato audiovisual o la actuación escénica.

Javier Santaolalla Camino (Burgos, 1982), es ingeniero en Telecomunicaciones y doctor en Física de Partículas. Ha trabajado para el proyecto Galileo en la Agencia Espacial Francesa y en el experimento CMS del LHC en el CERN (Ginebra). Es uno de los fundadores de “Big Van”, en donde actúa de monologuista, escritor, comunicador y gestor. Además es “youtuber” con el canal de física “Date un voltio”, presentador del informativo “Telecienciario” y autor de varios libros de divulgación, el más reciente “El bosón de Higgs no te va a hacer la cama”.

Por su parte, Santiago García Cremades (Molina de Segura, Murcia, 1985) es matemático y comunicador científico.  Profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elx, compagina las clases con actuaciones por teatros, institutos y congresos. Es director y presentador de programas en Radio 5 y Onda Regional de Murcia y llega hasta casi un millón de oyentes con una sección semanal en “Las Mañanas de RNE”. También participa en el “Telecienciario” con J. Santaolalla y colabora con su sección  “Historias de la Ciencia” en el programa de La 2 “Órbita Laika: La Nueva Generación”.

—Defínanme qué es Big Van. Científicos sobre ruedas”
—(Santiago García) Es un grupo de científicos que divulgan ciencia en un formato divertido.
—(Javier Santaolalla) Comenzó como un grupo de teatro con monólogos científicos y, por suerte, como nos han ido llamando de más cosas, ahora es exactamente entretenimiento científico en cualquier modalidad.

Javier Santaolalla: “En este mundo hay profesores excelentes, aunque yo no he tenido la suerte de que me toque alguno de ellos”

—¿Qué les impulsó a divulgar la ciencia a través del humor?
—(SG) Cada uno tendrá un motivo, pero a nivel personal es la forma como me gustaría que me la diesen a mí. Desde que tengo uso de razón me gustaban las matemáticas y me gustaba reírme. Como no soy bipolar, he mezclado esas dos pasiones. A mí me decía mi madre: “haz lo que quieras que te hagan a ti”, y eso es lo que hago.
—(JS) Yo, al contrario. Tuve una carrera como estudiante muy buena, pero tuve profesores tan malos y la forma en que me inculcaron la ciencia fue de una forma tan triste que me dije: no quiero que nadie pase por lo que he pasado yo. Así que intento dar un enfoque un poco diferente,  porque tal como se vende la ciencia en los colegios es normal que nadie quiera estudiarla.

— Con lo maltratada que está la ciencia en España, ¿cómo se lo pueden tomar con tan buen humor?
—(SG) El humor tiene un espíritu crítico muy importante y también decían que es un método de supervivencia. Qué mejor que tomarse algo negativo con humor para superarlo, tomarle la parte positiva y aprender de ello.
—(JS) Estoy muy de acuerdo. Lo suscribo.

Santiago García: “Las matemáticas son el dios absoluto de todas las ciencias y están omnipresentes en todas ellas”

—Los dos son duales, científicos y artistas, pero ¿qué faceta domina más sobre la otra?
—(SG) Eso son una serie de etiquetas que se ponen y parece que son conjuntos disjuntos. Creo que son conjuntos bastante conjuntos, porque hay una intersección. Yo no podría hacer solo humor sin las matemáticas, pero sí que con ellas puedo hacer humor  o puedo hacer de profesor, que también lo hago. Son cosas que tienen algo en común.
—(JS) Personalmente, me siento bastante más científico. No he desarrollado tanto la parte artística en mi vida y lo he hecho más por la necesidad de querer contar cosas de una manera diferente, pero la realidad es que tiemblo por la pasión que tengo por la ciencia mientras que no tiemblo por la pasión que tengo por el arte.

—Usted, Santiago, suele afirmar que las matemáticas están en todas partes. ¿Son el “dios” de las ciencias?
—(SG) Por supuesto. Son el dios absoluto de todas las ciencias y están omnipresentes en todas ellas. Las matemáticas son la base de todo el resto de ciencias. Todo empezó con las matemáticas. Antes, en las culturas politeístas, había siempre unos dioses que eran la aritmética, la geometría. Las primeras matemáticas, que eran diferenciadas,  fueron las primeras formas de creer en algo divino. Cuando se dieron cuenta, por ejemplo,  de que el círculo no medía un número exacto de metros, empezaron a pensar que era un objeto divino, que no era cosa de humanos. Las matemáticas son el Messi de la ciencia.

—Y usted, Javier, afirma en uno de sus libros que “muchas veces la ciencia mata a la propia ciencia”. ¿A quién está acusando?
—(JS) A los profesores. Sí, porque soy muy fan de los buenos profesores y muy “hater” de los malos. En este mundo hay profesores excelentes, aunque yo no he tenido la suerte de que me toque alguno de ellos, y la realidad es que cuando quería decir eso lo que planteaba es que me parece terriblemente difícil hacer que la física sea aburrida. ¡Qué mérito tienes, tío, lo has conseguido, vaya muerto de asignatura que has metido! Porque la Física es tan cercana, tan atractiva, tan divertida… Es una asignatura de tocar, de hacer cosas… Conseguir que un niño se aburra con la física es tener dos buenos cojones. Y por eso digo que hay un suicidio, porque no puede ser que usando la ciencia la mates. Es muy duro, pero es así. Realmente me cuesta imaginar que alguien haga una cosa tan anodina de una cosa tan bonita.

Javier Santaolalla: “Utilizando un símil futbolístico, si en ciencia estamos en segunda división, en divulgación estamos en tercera”

—¿Cómo convencen a los asistentes a sus espectáculos de que se toman la ciencia en serio?
—(SG) La ciencia no tiene porqué ser seria. Tomarte algo en broma o en serio es una actitud. Lo único cierto es que la ciencia es objetiva y te la puedes tomar de la manera que tú quieras.
—(JS) Creo que el problema es al revés. La gente que viene al espectáculo presupone que la ciencia es seria, porque desde el momento que te presentas como un científico  ya presuponen que eres serio. No tengo que convencerlos de que lo soy; es al revés, he de convencerles de que soy divertido. Si realmente haces un estudio sobre cuál es la percepción de la ciencia, la gente la ve como algo muy importante para la sociedad, como un perfil profesional muy importante y de los mejores valorados que hay. El problema es el contrario, luego cuando les preguntas qué es la ciencia, responden que algo muy aburrido. Entonces la gente ve la ciencia como algo hecho por gente muy seria y profesional pero muy aburrida. Por tanto, nuestro objetivo es el otro. Somos serios, eso ya lo sabemos todos, pero somos capaces de hacerlo divertido.
—(SG) Es verdad. La parte de nuestra responsabilidad es romper ese estereotipo, porque la gente tiene la percepción de un científico como alguien con una bata que ríe poco seguramente.

—¿Hay que ser muy friki, en el mejor sentido, para divulgar la ciencia tal como ustedes lo hacen?
—(SG) Friki en el mejor sentido, es muy importante subrayarlo, porque friki es alguien que se dedica mucho a su vocación, alguien a quien le gusta mucho algo y lo colecciona. Es un coleccionista de cultura o de información y al final sí que es importante que seamos unos frikis en el buen sentido porque nosotros aprendemos cada día y seguimos siendo unos frikis de lo nuestro.
—(JS) Todo el mundo es friki de algo. Si te pones en una mesa con ocho personas, estará el que es friki de los jugadores de futbol, de las canicas, de lo que sea. Lo que ocurre es que en nuestro caso hay ciertos estereotipos que más o menos se cumplen y los usamos a nuestro favor, porque al final cuando está uno sobre el escenario lo que quiere es conectar con el público y la mejor forma es que haya algún tipo de lenguaje común entre el público y nosotros. Lo que se conoce como cuestión friki es algo que nos une y lo usamos a nuestro favor.

Santiago García: “La ciencia no tiene porqué ser seria. Tomarte algo en broma o en serio es una actitud”

—La investigación es una de las grandes víctimas de la crisis, pero ¿cuál es el estado de la divulgación científica?
—(SG) Una vez nos preguntábamos cuánta gente se dedicaba exclusivamente a ser divulgador y la respuesta fue que los podíamos contar con los dedos de una mano. No sé quién tiene que empujar primero, si la investigación a la divulgación o la divulgación a la investigación. Una de la responsabilidad que tendría la divulgación sería enseñar a la gente el uso de las ciencias en su vida cotidiana; es decir, el impacto de la ciencia en el día a día de las personas y si hubiese un recorte en ciencia, debería cabrear a mucha gente. Ese sería el efecto de la divulgación, que les doliese como si fuera algo de su día a día que recortasen en ciencia.
—(JS) Utilizando un símil futbolístico, si en ciencia estamos en segunda división, en divulgación estamos en tercera.

—Siguiendo con los símiles, ¿es la divulgación el “patito feo” de la ciencia?
—(SG) Sí, porque quien se dedica a la divulgación siempre ha tenido la fama de que no puede dedicarse a la ciencia. En ese sentido, sí es el “patito feo” de la ciencia, aunque la divulgación en España está creciendo mucho, aunque no sé si a un nivel exponencial, en los últimos años.

—¿La ciencia y el humor son el cóctel perfecto para la divulgación?
—(SG) Para decir que es perfecto habría que estudiarlo científicamente. Sé que es un buen cóctel, no sé si decir que es el mejor o que es perfecto, pero hemos demostrado empíricamente que es una buena mezcla. Al final, el humor es un medio, igual que lo es la poesía o una canción. Cualquier medio artístico o cultural es bueno para llegar al fin, que es la ciencia en este caso.
—(JS) Es una realidad que a todo el mundo no le gusta lo mismo. Habrá gente que le guste la ciencia con humor que hacemos en el escenario y habrá gente que pensará que eso es un rollo. Hay otros que prefieren un libro o quienes no compran un libro y ven un vídeo en “You Tube”. Está quien rechaza el vídeo porque le parece para tontos y sí escucha la radio… Al final tiene que haber suficiente variedad de divulgación para cubrir todo el espectro de personalidades que existen. El humor, por suerte, cubre básicamente un espectro bastante amplio.

—¿Dónde consideran que hay más sentido del humor, en un laboratorio o en el palacio de la Moncloa?
—(SG) Estoy seguro de que en el palacio de la Moncloa se tienen que reír mucho. En un laboratorio, por experiencia, puedo decir que hay mucho humor, que es la mejor manera de llevar el día a día y tantas horas de trabajo codo con codo. En la Moncloa creo que se ríen de otra manera.

—¿Cuál creen que es el partido político más “químico”?
—(SG) El PSOE sería para mí lo que más se parece a una tabla periódica. Hay muchos elementos muy elementales y otros que son muy reactivos.

—¿Y el partido más “físico”?
—(SG) El PP, porque tiene un agujero negro que lo absorbe todo.

—Si una expedición extraterrestre llegara a la Tierra e irrumpiera en el escenario en el que “Big Van” estuviera actuando, ¿qué creen que haría o pensaría?
—(SG) Seguro que exterminarnos. El lenguaje que utilizamos es el más parecido al lenguaje universal. Yo uso las matemáticas, la física estudia lo que ocurre en el Universo y creo que se sentirían más afines que si entraran en la Moncloa, eso seguro.
—(JS) Hay un miembro de nuestro grupo que actúa disfrazado de extraterrestre y habla precisamente de esto. De hecho hace el papel de un extraterrestre que acaba de llegar a la Tierra dispuesto a matar a todos los presentes en el escenario. Si llegara un extraterrestre en esas circunstancias seguro que el show sería mucho más divertido.

 


,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.