Apoyan a Conec

Superior

Historia, Meteorología

La próxima glaciación podría retrasarse

JOSÉ MIGUEL VIÑAS – Durante los últimos 2,5 millones de años –el período Cuaternario– el clima de la Tierra se ha venido caracterizando por una sucesión de largos períodos fríos –las conocidas glaciaciones– separados por períodos de bastante menor duración y mayor templanza. El último de estos períodos interglaciales –el Holoceno– comenzó hace unos 11.000 años y, según los postulados científicos basados en los ciclos astronómicos de Milankovitch, no debería prolongarse mucho más en el tiempo, a lo sumo 1.500 años más, entrando el planeta en una nueva glaciación.

Factors astronòmics que influeixen en els cicles de Milankovitx, responsables de les glaciacions periòdiques ocorregudes a la Terra durant el Quaternari.

 

Sin embargo, en esta ocasión hay un elemento nuevo que no estuvo presente durante las anteriores transiciones entre períodos interglaciales y glaciaciones: las elevadas concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, con el CO2 a la cabeza. Dicha circunstancia es responsable, en gran medida, del calentamiento global que está experimentando la Tierra, lo que podría retrasar en varias decenas de miles de años la próxima glaciación. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores del University College de Londres, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Florida.

En su estudio –publicado el pasado mes de enero en la revista Nature Geoscience– estos científicos analizaron en detalle las causas de tipo astronómico que fueron dando lugar a las distintas glaciaciones cuaternarias, encontrando unas características orbitales muy similares en un período interglaciar ocurrido hace 780.000 años y en el actual. Comparando ambos, el Holoceno debería terminar en no más de 1.500 años, tal y como antes se apuntó. No obstante, en esta investigación se advierte que el enfriamiento que de forma natural experimentará la Tierra debido a los cambios en los características orbitales, en esta ocasión podría no bastar para compensar el ascenso de la temperatura media global, por lo que la glaciación podría retrasarse.

Extensió màxima a la qual va arribar el glaç a Europa durant l’última glaciació (glaciació Würm), fa uns 13.000 anys.

 

El asunto es tremendamente complejo, debido a la cantidad de factores de distinta naturaleza que intervienen a la vez en el sistema climático y que, en un momento dado, combinados de determinada manera, pueden desencadenar escenarios imprevistos. Uno de esos escenarios podría ser una miniglaciación a más corto plazo que la próxima glaciación, como consecuencia de un cambio climático abrupto provocado por una ralentización, o incluso parada temporal, de la «cinta transportadora oceánica»; el principal distribuidor de calor a escala planetaria. Por ahora, los modelos climáticos no prevén algo así a lo largo del presente siglo, aunque en los próximos años y décadas tendremos que estar muy pendientes de la acelerada fusión del hielo ártico y del comportamiento de las corrientes profundas.

© 2012 Conec. Todos los derechos reservados.



, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.