Apoyan a Conec

Superior

Biología, Genética, Humanidades, Investigadores, Medicina

El disco duro del futuro podría estar compuesto de ADN

Con algo menos de un gramo de ADN, un grupo de investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática (perteneciente al Laboratorio Europeo de Biología Molecular) ha codificado los 154 sonetos de William Shakespeare, 26 segundos en formato mp3 de un discurso de Martin Luther King, una fotografía en jpg, un pdf con la investigación en la que Watson y Crick describieron la doble hélice de ADN y el código empleado por los propios investigadores del IEB para crear un lenguaje legible por cualquier genetista con las cuatro letras del código genético. En total, 800.000 bytes almacenados en una molécula de ADN fabricada en un laboratorio.

Estamos, pues, ante una forma económicamente viable para almacenar ingentes cantidades de información en soportes duraderos que ni siquiera precisan de electricidad.

El disco duro del futuro podría estar compuesto de ADN. Gráfico: JM. Álvarez / Metagràfic

 

Un solo gramo de ADN puede almacenar dos petabytes, y es sólo el principio: Nick Goldman, el autor principal de este hallazgo que ha publicado la revista Nature pronostica que se logrará almacenar más de 100 millones de horas de vídeo en HD en un espacio menor que una taza de café gracias a la densidad, tamaño y ligereza del ADN, manual de instrucciones para el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos.

Para lograr este hallazgo, los investigadores del IEB tuvieron que crear un lenguaje que facilitara la codificación de la información en el ADN: emplearon el alfabeto genético, la adenina (A), la citosina (C ), la guanina (G) y la timina (T), pero en un lenguaje completamente distinto al de los seres vivos. Posteriormente, encargaron el trabajo de sintetizar la molécula de ADN a la empresa californiana Agilent.

El nuevo soporte multiplica por un millón la densidad de las memorias flash y garantiza el acceso a la información durante milenios sin necesidad de un mantenimiento constante. Además, el proceso de almacenaje crea redundancias, lo que permite que no se pierdan los datos aunque algunos fragmentos se dañen: la secuencia no es una sola molécula larga de ADN, sino diversas copias de fragmentos superpuestos, y cada uno de ellos contiene detalles de indexación que identifican en qué lugar se almacena la secuencia.

Por el momento, el proceso de almacenamiento y lectura resulta enormemente caro, si bien se estima que en poco tiempo podrá ser un método más asequible para archivar documentos históricos y oficiales a largo plazo en un lugar fresco, seco y oscuro.

Anteriormente, Jerome Bonnet y sus colegas del departamento de Bioingeniería de la Universidad de Stanford, ya habían conseguido un sistema para codificar, almacenar y borrar datos digitales en el material genético de células vivas. Una técnica a la que denominaron con las siglas RAD, y que dieron a conocer en la revista Proceedings of the National Academy of Science a mediados del 2012. Y por las mismas fechas, investigadores de la Escuela Médica de Harvard y de la Universidad John Hopkins lograron codificar un libro de 53.426 palabras y 11 imágenes y volver a leerlo usando técnicas de secuenciación genética. Un gran avance si tenemos en cuenta que en 1988 ya se había usado ADN como medio de almacenamiento, pero entonces la cantidad de datos almacenada fue de unos pocos bits.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.

 


, , , ,

2 Responses to El disco duro del futuro podría estar compuesto de ADN

  1. mohamed allitou 8 marzo, 2013 at 13:15 #

    en mi opinion me parece un total despilfaro en ewstos tiempos que corren

  2. Nis1bach 8 marzo, 2013 at 13:16 #

    Un hallazgo muy interesante y original para el futuro de la Bioinformática pero estamos usando una materia viva para el uso de pendrives.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.