Apoyan a Conec

Superior

Medio ambiente

La fragmentación de espacios protegidos provocada por las carreteras de la isla de Mallorca


La fragmentación de hábitats está considerada como una de las principales causas de la actual crisis de biodiversidad. Particularmente, la presencia de infraestructuras lineales de transporte representa una de las principales causas de la fragmentación de hábitats y sus efectos, una amenaza para la diversidad y riqueza de los hábitats y para la capacidad de dispersión de las especies.

Algunos autores, entienden la fragmentación de hábitats como un proceso de cambio en la estructura y configuración de los hábitats naturales dentro de un paisaje. Otros autores sostienen que la fragmentación se refiere principalmente a la pérdida y degradación de hábitats ya que un fragmento del paisaje es transformado para un diferente tipo de uso de la tierra. En este estudio se realiza una evaluación del estado de fragmentación de los hábitats protegidos (LIC y ZEPA) de la isla de Mallorca (Islas Baleares) y se analiza su relación con las infraestructuras viarias de transporte. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (2010) detalla 7 tipos de efectos que las infraestructuras lineales de transporte ejercen sobre los hábitats en términos de fragmentación, entre los que destacan la disminución y destrucción del tamaño de los hábitats, el efecto borde y barrera que filtran y condicionan la dispersión natural de las especies, la mortalidad por atropello y el desarrollo urbano inducido, así como los procesos producidos a los márgenes de las carreteras.

El presente estudio se ha realizado a partir de la aplicación de distintos indicadores fisiográficos, morfométricos y de conectividad ecológica. Los análisis de conectividad ecológica se han fundamentado en el cálculo de matrices de fricción para el modelado de los movimientos de dispersión potenciales de distintos tipos de vertebrados. Posteriormente, se presentan una serie de medidas para la mitigación de los impactos detectados. En líneas generales, los análisis realizados muestran un mayor grado de fragmentación de los hábitats protegidos del norte de la isla y de la parte occidental de la Sierra de Tramuntana. Éstos últimos también presentan una mayor vulnerabilidad ante las perturbaciones externas, con una mayor proporción de hábitat de borde respecto al hábitat interior. En cuanto a los impactos causados por las carreteras, si bien la media de uso de las infraestructuras que atraviesan espacios mallorquines protegidos se sitúa en 5.500 vehículos/día, las mayores afecciones por tráfico rodado se concentran en determinados tramos de la sierra de Tramuntana y en el norte de la isla (bahía de Pollença, bahía de Alcudia y Artá), donde la intensidad de uso supera los 10.000 vehículos diarios. Las infraestructuras en la isla de Mallorca ocupan una superficie relativa de poco menos del 2,2% de la superficie total. Incluso en espacios naturales protegidos (LIC y ZEPA), donde existen importantes valores naturales y paisajísticos, el porcentaje de superficie destinado a infraestructuras es inferior al 1%. A simple vista estos valores denotarían una baja afectación de las vías en procesos de fragmentación. No obstante, algunos indicadores como la intensidad de uso o la intersección de vías penetrantes en estos espacios naturales, esclarecen unos impactos asociados mucho más notables. Por una parte, la intensidad media de uso de las vías está fuertemente condicionada por la estacionalidad turística. Los espacios naturales cercanos a núcleos turísticos de costa como Alcudia-Ca’n Picafort o Cala Ratjada y a monumentos naturales o culturales como el monasterio de Lluc, Sa Calobra o Cap de Formentor, presentan intensidades de uso que estarían asociadas al flujo extra de vehículos generado por el turismo durante los meses de temporada alta.  La conectividad ecológica de Mallorca es, en líneas generales, alta en las zonas de interior, media en las sierras de Tramuntana y Llevant y baja en las inmediaciones del área metropolitana de Palma. Sin embargo, a escala de detalle aparecen patrones de conectividad muy variables que se han tenido en cuenta para el diseño de las medidas de mitigación de los impactos. Estas medidas incluyen la propuesta de creación de un corredor ecológico que facilite la conexión de los espacios protegidos en la zona Puigpunyent- Esporles a través de la confección de una nueva figura de protección denominada ZEIC (Zona de Especial Interés para la Conectividad). Por otro lado, se propone la construcción de 9 pasos de fauna localizados en puntos óptimos, que favorezcan la permeabilización de la red viaria para el desplazamiento y dispersión de los vertebrados en la sierra de Tramuntana.

Este estudio representa la primera aproximación científica al problema de la fragmentación de hábitats en Mallorca, una isla que soporta una altísima presión antrópica y que posee una red de carretera de elevada densidad. En el caso de Mallorca, la proliferación de infraestructuras en espacios insulares limitados, puede promover la atomización de los componentes del medio biótico, hecho que justifica la elaboración del presente análisis sobre fragmentación. Además, el análisis del estado en que se encuentren los hábitats incluidos en Red Natura 2000, en un área de estudio sometida a gran presión turística y urbanística, es fundamental para asegurar la conservación de la riqueza ecológica balear, teniendo en cuenta que ésta contiene elevadas tasas de endemismos.

 



Por Rafel Rosselló, ganador del Accesit del Jurado en el en el XV Certamen Universitario Arquímedes por el trabajo “Fragmentación de habitats protegidos por infraestructuras viarias de transporte en Mallorca: evaluación, diagnóstico y propuestas de gestion”, tutorizado por Jorge Lorenzo Lacruz, de la Universidad de las Islas Baleares.

+INFO CERTAMEN ARQUÍMEDES

Web del certamen | Facebook


, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.