Apoyan a Conec

Superior

Antropología, Humanidades, Investigadores, Medicina, Mundo, Química

Diferencias cerebrales entre pánico y miedo

S.M. llevaba años sin sentir miedo. Afectada por la rara enfermedad de Urbach-Wiethe, que en ocasiones provoca daños severos en un área del cerebro llamada amígdala, los investigadores de la Universidad de Iowa le presentaban arañas, serpientes, películas de miedo, caras amenazantes, la exponían a cuchillos, o a otras situaciones que aterraban a controles sanos , pero no había manera de que S. M. reaccionara.

Situada en el sistema límbico, la amígdala es clave para uno de los instintos más primitivos, básicos e imprescindibles para sobrevivir: el miedo. Cuando cualquier animal se enfrenta a un peligro, la amígdala se dispara y le fuerza a reaccionar para protegerse. De hecho, si a una rata de laboratorio le dañas la amígdala su capacidad de experimentar miedo desaparece, como le ocurría a SM.

Amígdala. Images are from Anatomography maintained by Life Science Databases(LSDB).

Coloreado en rojo, la amigdala.

Pero un día la sorpresa apareció en los laboratorios de Iowa. Los investigadores indujeron a SM un tipo de miedo diferente: Le hicieron inhalar aire a una concentración del 35% de dióxido de carbono, que provoca disminución de oxígeno en sangre y suele generar ataques de pánico. Una sensación de estrés repentino y ansiedad similar a la que podrías experimentar estando ahogándote. La reacción de SM fue totalmente inesperada, como lo fue la de otros dos pacientes con lesiones bilaterales en la amígdala con quienes los científicos repitieron el experimento: todos tuvieron ataques de pánico convencionales, al igual que 12 voluntarios control, a pesar de que en los escáneres cerebrales de los 3 lesionados revelaban que la amígdala no tenía actividad alguna.

Las conclusiones que publicaron el pasado Febrero de 2013 en la revista Nature Neuroscience son contundentes: el cerebro procesa de manera muy diferente los miedos que provienen del exterior y los que se originan en el interior de nuestro organismo. Y en los segundos, la activación de la amígdala no es necesaria para que aparezca el pánico. Son miedos diferentes.

Esto puede tener implicaciones importantes en la comprensión y tratamiento de los trastornos de ansiedad, de estrés post-traumático, o miedos de origen cognitivo. Pero también rompían con el dogma de que la amígdala es la sede principal –e imprescindible- del miedo.

En su artículo los investigadores explican que los tres pacientes se mostraron sorprendidos por su reacción tras respirar altas concentraciones de CO2, y declararon que era una sensación completamente nueva para ellos. Esto sugería que se habían activado procesos cerebrales que estaban aletargados hasta el momento del experimento.

Los autores del estudio especulan que las amenazas externas son percibidas por sentidos como la vista, el tacto o el oído, y proyecten información a la amígdala, mientras que los cambios internos del cuerpo pueden activar otros receptores celulares y procesos fisiológicos que proyectan a otras áreas cerebrales como la corteza insular, el diencéfalo, o el tronco del encéfalo, zonas que sí se vieron activas en los escáneres cerebrales durante los momentos de pánico.

En realidad el mensaje más poderoso del estudio es que pánico y miedo pueden ser dos sensaciones muy diferentes, con reacciones no coincidentes, y que es necesario conocer qué circuitos específicos del terror son los que se activan por este miedo tan humano originado por procesos cognitivos.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.


Referencias: Justin S Feinstein, Colin Buzza, Rene Hurlemann, Robin L Follmer, Nader S Dahdaleh, William H Coryell, Michael J Welsh, Daniel Tranel, John A Wemmie. Fear and panic in humans with bilateral amygdala damage. Nature Neuroscience, 2013 Feb 3

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Fear+and+panic+in+humans+with+bilateral+amygdala+damage

 

 


, , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Diferencias cerebrales entre pánico y miedo | www.neurocienciasupdate.org - 12 marzo, 2014

    […] son los que se activan por este miedo tan humano originado por procesos cognitivos. Fuente : http://www.conec.es Referencia :Justin S Feinstein, Colin Buzza, Rene Hurlemann, Robin L Follmer, Nader S Dahdaleh, […]

  2. Diferencias cerebrales entre pánico y miedo | neurocienciasupdate.org - 19 marzo, 2014

    […] son los que se activan por este miedo tan humano originado por procesos cognitivos. Fuente : http://www.conec.es Referencia :Justin S Feinstein, Colin Buzza, Rene Hurlemann, Robin L Follmer, Nader S Dahdaleh, […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.