Apoyan a Conec

Superior

Biología, Investigadores, Mundo, Química

La vida existe bajo el fondo del mar

La corteza oceánica es el mayor ecosistema de la Tierra

La Tierra es un planeta azul, cubierto en un su mayor parte por el agua. Aunque hace todavía pocos años que se ha comprobado que existe vida hasta en lo más profundo de los océanos, donde la luz no llega, y que se nutre de energía producida por reacciones químicas, distinta de la que utilizan los seres vivos de la superficie, basada en la luz solar, este conocimiento ya es común. Sin embargo, solo ahora se ha podido comprobar que existe vida todavía más allá, bajo los sedimentos oceánicos que recubren las rocas de la corteza terrestre, gracias a los programas de perforación con fines científicos efectuados por buques oceanográficos como el “Joides Resolution”.

Vida en el fondo del mar. Gráfico: JM. Álvarez / Metagràfic

La verdad es que no es vida tan espectacular como los gusanos tubícolas que habitan las fumarolas en las cordilleras oceánicas. Es una vida microscópica, y los primeros datos indican que se basa también en la quimiosíntesis, explican los microbiólogos que han estudiado los cilindros de muestra de basalto de 3.500 millones de años de antigüedad obtenidos cerca de la costa oeste norteamericana a 2,5 kilómetros de profundidad más varios centenares de metros de sedimentos.

“Hemos obtenido las primeras pruebas directas de vida en la corteza oceánica profunda, el 60% de la corteza terrestre”, explica Mark Lever, director del estudio que publica la revista Science. “Todo indica que este vasto ecosistema se basa principalmente en energía procedente de procesos geológicos”. Se supone que el agua presente en la porosa roca reacciona con el hierro presente en la misma, lo que produce hidrógeno. Los microbios utilizan este hidrógeno como fuente de energía para convertir el dióxido de carbono en material orgánico, como el metano.

La mayor preocupación de los expertos fue comprobar que los microbios que identificaban procedían verdaderamente del basalto y no eran contaminación introducida durante el proceso de extracción y estudio. Para ello Lever y sus colegas extrajeron ADN de la roca y comprobaron que se correspondía con genes característicos de microbios que producen metano. Posteriores y detallados análisis químicos confirmaron el origen de los microbios, que no son fósiles, porque se pudieron cultivar en laboratorio, un proceso que ha durado varios años. El complejo estudio constituye todo un hito en el estudio de la vida profunda. “Probamos que los microbios juegan un importante papel en la química del basalto e influyen, por tanto, en la química oceánica”, dicen los investigadores, y añaden: “Es posible que se encuentre la vida basada en la quimiosíntesis en otros planetas, donde el ambiente químico lo permita”.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.


Más información


, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.