Apoyan a Conec

Superior

Historia, Humanidades, Mundo

Los obeliscos, proezas del Egipto antiguo

JOSÉ LULL – Lo que hace especial a un obelisco egipcio es que está tallado en un solo bloque de piedra, es monolítico. Ahí reside la proeza: tallarlo en una pieza, desplazarlo desde la cantera a su destino (muchas veces a cientos de kilómetros), y ubicarlo, en vertical, exactamente sobre el pedestal en el lugar señalado. Esto no sería gran problema si pensáramos en obeliscos de escasa longitud, pero sí cuando hablamos de los obeliscos colosales a los que tenían afición los egipcios.

El obelisco inacabado de Asuán

El más grande que se conoce permanece aún inacabado en una cantera de granito en Asuán, al sur de Egipto. Mide casi 43 metros de longitud y se le estima un peso de 1260 toneladas. Si no llega a ser por una fisura que apareció en la roca, los egipcios no lo hubieran abandonado, sino que lo habrían llevado a Karnak, 220 km. más al norte.

De la reina-faraón Hatshepsut (s. XIV a.C.) aún queda en pie, en Karnak, uno de casi 30 metros de altura y 350 toneladas. Pero éste no es más que uno de los muchos (mayoritariamente hechos a pares) que había en el templo de Amón en Karnak.

Obeliscos de Tutmosis I y Hatshepsut en Karnak

Detalle del obelisco de Tutmosis I en Karnak

Otro, de Tutmosis IV, llevado a Roma en el siglo IV, mide 32 metros y pesa 450 toneladas. Y una inscripción del Inspector de todos los trabajos de Karnak, Djehuty, nos dice que en época de Hatshesput supervisó la ejecución de dos obeliscos, completamente chapados de electro, de 108 codos de altura, es decir, 56 metros. Una obra absolutamente descomunal.

Ahora sí podemos asombrarnos ¿Cómo eran capaces de hacer todo esto? Un texto de Hatshepsut nos dice que le costó siete meses tallar un par de obeliscos (de 30 metros) en las canteras de Asuán, y un relieve en su templo funerario nos muestra cómo para su transporte hizo uso de una gran barcaza, tirada por 27 remolcadores y 3 naves guía, en una operación en la que intervinieron con seguridad más de mil marinos. Otro texto, del arquitecto Ineni, nos dice que construyó una barca de 60 metros de eslora y 20 de manga para transportar dos obeliscos de Tutmosis I, de los que ha quedado en pie, en Karnak, uno de 20 metros de alto.

Colocación del obelisco


Los egipcios aprovechaban el máximo de la inundación anual del Nilo para acercar todo lo posible la gran barcaza a la cantera.
Luego esperaban al estiaje para, mediante una rampa, deslizar el obelisco a su cubierta. Con la nueva inundación desplazaban la barcaza hasta embarrancar lo más cerca al destino. El desembarco del obelisco se realizaba durante el estiaje, para lo cual habían preparado una rampa por la que, haciendo uso de rodillos, desplazaban el obelisco. La operación más compleja y prodigiosa era precisamente la última. Para colocarlo en vertical lo subían por una larga rampa inclinada, en cuya parte central una trinchera en pendiente permitía desplazarlo hasta su pedestal. Una proeza absoluta.

© 2012 Conec. Todos los derechos reservados.



, , ,

5 Responses to Los obeliscos, proezas del Egipto antiguo

  1. Josep Emili Arias 15 febrero, 2012 at 15:17 #

    A mi modo de ver, si en la foto, /El obelisco inacabado de Asuán/, las dimensiones de los callejones (pasillo) alrededor del obelisco son reales, la dificultad mayor (superando con creces a su transporte) radicaría en la realización del corte inferior-base con el objetivo que saltase todo en completa integridad. Más por el inconveniente añadido de ser unos callejones bastante estrechos y que tanto podrían dificultar e incomodar en la realización del corte-base.

    Ameno artículo.

  2. jose 5 marzo, 2013 at 23:26 #

    valla mentira decir que lo hicieron los faraones. No pueden mover tanto peso.

  3. Joan Arroyo 1 diciembre, 2013 at 18:47 #

    Des de el meu punt de vista, tot el procés ha de esser considerat com una proesa, desde la talla, fins el transport i la erecció, els gravats, la epigrafía i el piramidió-. Estic segur que en el fons del Nil hi ha diversos obeliscs que van ser ben extirpats de la mare roca, pero que ningú en sap res. A la meva manera de veure-ho, reduïr la proesa a només la extracció, sense tenir en compte tota la obra, es com dir, ….. ” la intervencio ha estat un exit, pero el pacient s’ha mort “

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los obeliscos, proezas del Egipto antiguo - 7 marzo, 2012

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Los obeliscos, proezas del Egipto antiguo   http://www.conec.es/2012/02/los-obeliscos-proezas-del-egipto-ant…  por juqueir hace […]

  2. Los obeliscos, rayos de sol en piedra | dineyinsightsinsano - 14 octubre, 2016

    […] Fuente: http://www.conec.es/2012/02/los-obeliscos-proezas-del-egipto-antiguo/ […]

Deja un comentario