Apoyan a Conec

Superior

Historia, Mundo

Parque Triásico, otro mundo perdido

RAFA HONRUBIA – El Triásico marca el inicio de la era Mesozoica, hace unos 250 millones de años. Es un periodo fascinante porque en este tiempo la naturaleza diseñó los animales más exitosos que se conocen: los dinosaurios y los mamíferos. Ambas especies dominaron la vida sobre la Tierra. Primero los dinosaurios, que aparecieron hace unos 220 millones de años, aunque su auge, posterior, correspondió al período Jurásico. Cuando éstos se extinguieron, hace 65 millones de años, los pequeños mamíferos que habitaban la noche (la nocturnidad de los mamíferos para evitar a los reptiles es una teoría que se mantiene sin una base científica clara) comenzaron su conquista del mundo.

Triásico. Gráfico: JM Álvarez / Metagràfic

Pangaea. Imagen: Fundación Wikimedia.Todo empezó a finales del Pérmico, cuando una devastadora extinción se llevó al 95% de los animales conocidos por el registro fósil. Así comenzó el Triásico, con nuevos seres vivos buscando un nicho ecológico donde desarrollarse. Una explosión de vida. En ese mundo todos los continentes se encontraban agrupados en una gigantesca masa continental llamada Pangea. La fragmentación de este supercontinente, que comenzó a fines del Triásico, dio lugar a los continentes actuales.

Al norte de la ciudad de San Juan, en Argentina, un extenso valle guarda algunos de los secretos de este periodo. Los indígenas conocen esta zona como Ischigualasto, los europeos la bautizaron como el Valle de la Luna. Es un lugar misterioso, único en el mundo porque en estas tierras áridas se puede ver al descubierto todo el periodo Triásico. Sus formaciones geológicas y su variado registro fósil son las páginas de un libro de historia que nos cuenta lo que ocurrió entre los 180 y los 230 millones de años.

En los frondosos bosques de coníferas y helechos que ocupaban Ischigualasto en el Triásico cazaba el Eoraptor luniensis, considerado el más primitivo de todos los dinosaurios. Este depredador de algo más de un metro de longitud, descrito por un equipo de investigadores de la Universidad de Chicago, presenta algunos rasgos diferentes a otros dinosaurios que llegaron después. Sin embargo, ya se aprecia la particular disposición de sus extremidades bajo el cuerpo y no a los costados (como la mayoría de reptiles). Esta condición, unida al bipedismo y a la ventaja de caminar sobre los dedos, les permitió correr más y, por tanto, cazar más que sus competidores.

Entre las presas del Eoraptor luniensis estaban los cinodontes, mitad reptil mitad mamífero. Un eslabón entre ambas especies, cuya historia también comenzó en este mundo perdido, que terminó con otra extinción en masa (menor que la del ocaso del Pérmico). Una crisis biótica producida por un calentamiento del planeta que modificó la vegetación y propició el amanecer de la Era de los Dinosaurios, en el Jurásico (hace unos 200 millones de años). Los mamíferos esperaron su oportunidad. Sólo llegó tras otra extinción masiva, que eliminó a los dinosaurios de la faz de la Tierra. La muerte de unos implica vida para otros. Esto no ha cambiado un ápice desde aquellos mundos perdidos.

© 2011 Conec. Todos los derechos reservados.

 


, , , ,

One Response to Parque Triásico, otro mundo perdido

  1. Anna 22 diciembre, 2011 at 0:27 #

    Bien!! por fin algo realmente interesante sobre los dinosaurios..!!! Me gusta, muy didáctico! 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.