Apoyan a Conec

Superior

Ciencia, Humanidades, Investigadores, Química

Rodeados de químicos peligrosos

Los disruptores endocrinos, presentes en miles de productos, sospechosos del aumento de casos de cáncer y de la pobre calidad del semen en Europa.

Guerra Química. Gráfico: JM Álvarez/Metagràfic

¿Está aumentando el número de casos de cáncer en Europa porque los europeos viven más, como se suele decir, o tiene que ver el ambiente químico en el que viven? ¿Influye este ambiente en la epidemia de cáncer de mama en países, como España, del sur y este del continente? ¿Y en el deterioro de la calidad del semen entre los jóvenes? Hay muchos indicios de que así es. De las investigaciones realizadas se extraen datos muy preocupantes, que indican que algunos compuestos químicos utilizados masivamente por la industria  influyen en el aumento de los casos de cáncer de mama, tiroides, testículos y ovarios, además de problemas de desarrollo cerebral, de obesidad y diabetes tipo 2. Es lo que señalan 89 especialistas en salud pública de diversos países en un manifiesto entregado a la Comisión Europea.

Los compuestos a que se refieren estos prestigiosos especialistas, de los cuales siete son españoles, se llaman disruptores (o perturbadores) endocrinos porque se ha comprobado que interfieren con las hormonas en el cuerpo humano. El manifiesto, llamado la Declaración de Berlaymont,  se ha entregado al vicepresidente y a los comisarios de Salud y de Ciencia de la Comisión Europea, y en él se pide que se identifiquen y se controle la exposición de la población a estos compuestos perjudiciales, como  los ftalatos y el bisfenol -A.  Son ingredientes de de miles de productos, como muchos tipos de plásticos, cosméticos, medicamentos, biocidas, pesticidas y retardantes del fuego. Preocupa especialmente la exposición de madres gestantes y bebés a estos productos que nos rodean.

“En algunos casos -el bisfenol-A es un ejemplo- hay suficientes pruebas científicas y debería aplicarse el principio de precaución”, opina Angel Nadal, de la Universidad Miguel Hernández, firmante de la declaración.

Los científicos recuerdan que existen métodos de laboratorio desde hace años para hacer las pruebas pertinentes,  pero que no se han trasladado al ámbito práctico internacional y señalan a los intereses económicos como los culpables de la inacción política. También recuerdan que hacen falta más investigaciones para establecer si existe de verdad  un umbral  de exposición para el riesgo de efectos perjudiciales y cómo actúan los disruptores endocrinos en combinación con otros productos químicos. El discurso oficial actual es que son seguros a pequeñas dosis.

La declaración de Berlaymont se añade a otra del Collegium Ramazzini firmada por 180 expertos, a un informe de la Organización Mundial de la Salud y del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, además de otro de la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, que identifican a los disruptores endocrinos como amenaza para la salud, y de una campaña masiva en Francia para acelerar la toma de decisiones para regular estos productos. «Necesitamos urgentemente más investigaciones para obtener un cuadro más completo de las repercusiones sanitarias y ambientales de los perturbadores endocrinos”, ha dicho la española María Neira, Directora del Departamento de Protección del Medio Humano de la OMS.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.


, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.